¿Por qué las estrellas parpadean? ¿Pasa también con los planetas?

¿Por qué las estrellas parpadean? ¿Pasa también con los planetas?

Para muchos, contemplar el cielo nocturno salpicado de estrellas brillantes es un deleite, una ventana a la vastedad y la belleza del universo. Sin embargo, entre este despliegue celestial, puede que hayas notado un fenómeno peculiar: algunas estrellas parecen parpadear. ¿Qué causa este misterioso titileo estelar? La respuesta, como suele ocurrir en la ciencia, se encuentra en la atmósfera terrestre.

¿Es cierto que las estrellas parpadean?

Las estrellas, como sabemos, emiten luz propia, una radiación que viaja a través del vacío del espacio hasta llegar a nuestros ojos. Sin embargo, al penetrar en nuestra atmósfera, esta luz se encuentra con un obstáculo: una diversidad de partículas en suspensión que dispersan la luz de manera desigual.

En términos simples, parte de la luz de la estrella se desvía al encontrarse con la atmósfera, creando fluctuaciones en la intensidad de la luz que llega a nosotros. Es este baile de refracción y dispersión lo que percibimos como un parpadeo o titileo de las estrellas.

Este efecto se amplifica por la inmensa distancia que nos separa de las estrellas, un fenómeno similar al que ocurre cuando vemos el aire caliente que se eleva sobre el pavimento en un día caluroso, distorsionando la visión de los objetos lejanos.

¿Por qué parpadean las estrellas? Fuente: https://www.youtube.com/@TodosSabios

En resumen, las estrellas parecen parpadear debido a la distorsión de su luz al atravesar la atmósfera terrestre. Pero, ¿ocurre lo mismo con los planetas?

Al igual que existen estrellas parpadeantes, ¿los planetas también?

A diferencia de las estrellas que parpadean, los planetas no sufren el mismo tipo de parpadeo en su luz. Aunque también experimentan cierta distorsión atmosférica, su naturaleza y cercanía a la Tierra hacen que percibamos su luz de manera más estable y menos propensa al efecto de parpadeo.

National Geographic explica que cuanto más lejos se encuentra un objeto astronómico, menor es la cantidad de luz que llega a nuestra atmósfera y, por ende, mayor es la posibilidad de que se pierda energía en el camino, resultando en una dispersión y curvatura de la trayectoria de la luz. En el caso de los objetos cercanos, como los planetas, la cantidad de luz que llega es mayor, lo que reduce el efecto de parpadeo.

Por otro lado, es importante recordar que, a diferencia de las estrellas, los planetas no emiten luz propia; reflejan la luz del Sol o de una estrella cercana. A pesar de esto, debido a su proximidad, la distorsión atmosférica es menor, lo que significa que el parpadeo no es perceptible en la misma medida.

En conclusión, mientras que el parpadeo estelar nos ofrece un espectáculo en el firmamento nocturno, los planetas, con su luz más estable, nos permiten contemplar su belleza sin el titileo característico de las estrellas.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Deja una respuesta