Observaciones Urbanas

¿Te imaginas lo impresionante que puede llegar a ser ver el SOL, nuestro magnífico astro Rey… a través de un telescopio, con los filtros adecuados y la protección necesaria para poder ver todos sus detalles, manchas solares, llamaradas …?

Descubre el Cosmo y Vive una Experiencia Única

Seguro que podrás imaginar que no menos impresionante sería poder ver la Luna, nuestro inseparable y maravilloso satélite, en todo su esplendor. Observar su orografía, sus cráteres principales… y todo con un telescopio adaptado con los máximos aumentos para poder disfrutar cada detalle con los medios profesionales.
Y como no podría ser de otro modo, no podemos olvidarnos de nuestros mágicos compañeros de viaje: los planetas del sistema Solar.


En CosmoAventura, queremos poner al alcance de vuestra mano el descubrimiento del cosmos, pero no con fotos, pantallas o imágenes fantásticas sacadas de revistas, … sino a través de vuestros propios ojos, … en vivo y en directo, y “tal y como son al natural”.

Observaciones impresionantes con potentes telescopios

Para ello, nos dotamos de potentes telescopios profesionales y un equipo humano que te llevará de la mano a poder ver todas estas maravillas.
Para acudir a esta aventura, no hace falta ningún conocimiento previo, sino tan sólo tener ganas y predisposición a dejarse asombrar por todo lo que ofrecerá la velada que proponemos.
Podéis traer a los más pequeños de la casa, esta aventura es para toda la familia, ya que disfrutarán sin duda de esta maravillosa experiencia, y así, todos en familia, compartiréis esta oportunidad tan especial.

 

 

Nos desplazaremos a zonas urbanas de Madrid, como parques, jardines, explanadas… y podremos ver:

El Sol, con sus manchas solares, llamaradas, …
La
Luna, en la que observaremos sus cráteres, montañas, …
Los
Planetas del Sistema Solar, en función de cuáles se puedan contemplar en el momento:

o Júpiter, su gran mancha roja y sus lunas.
o Saturno, con sus hechizantes anillos, la división de Cassini y sus lunas.
o Marte, rojizo y mágico.

Se trata de mostraros el universo cercano… nuestros vecinos en el Cosmos.

Ubicación de las Observaciones Urbanas

Las observaciones urbanas tendrán lugar en uno de varios emplazamientos posibles, que dependerán de cada observación concreta, siendo los más comunes:

Leganés

Parque de Butarque, junto al puente del Lago

Carabanchel

Parque Emperatriz María de Austria.

Parque Tierno Galván:

Parque Enrique Tierno Galván, en el auditorio.

Desarrollo de la actividad

Cuando todavía tengamos al Sol con un ángulo fácil de observar, quedaremos en uno de nuestros lugares de elección idóneos, para disfrutar de 2 horas de ensueño en las que conoceréis todos los objetos de nuestro entorno cercano.
Te garantizamos que las horas que pasarás con nosotros, no te dejarán indiferente, y que, además, apenas podrás creer cómo pasa el tiempo contemplando el universo.
En primer lugar, os presentaremos a nuestro equipo humano, que estará a tu disposición para ayudaros con cualquier duda o curiosidad.
Del mismo modo, os haremos un recorrido por los equipamientos que nos acompañarán en la noche: Telescopios, binoculares, punteros laser, ordenadores… según lo que vayamos a observar.
Y tras todos estos maravillosos aperitivos, que nos habrán creado el ambiente perfecto, y nos habrán dotado de los conocimientos para apreciar lo que vendrá a continuación, pasaremos a ver con nuestros telescopios todos los astros de nuestro vecindario.

Observaciones Solares

Lo primero, y aprovechando que tengamos un buen ángulo de observación solar, pasaremos a ver con nuestros telescopios el Astro Rey: El Sol.
Disponemos de los filtros adecuados para disfrutar plenamente de todos los detalles del disco solar:
• Llamaradas solares, si hay alguna activa…
• Manchas solares
Es una imagen irrepetible que no olvidaréis nunca.

La Luna es increíble de ver por telescopio tanto de día, cuando aún hay luz pero se puede ver en nuestro horizonte, como de noche, y si es cuando está en cuarto creciente o menguante… mucho mejor.

Observaciones Lunares

La Luna es increíble de ver por telescopio tanto de día, cuando aún hay luz pero se puede ver en nuestro horizonte, como de noche, y si es cuando está en cuarto creciente o menguante… mucho mejor.
En estas fases es cuando el contraste de luces es más espectacular, permitiendo apreciar mejor la altura de las montañas y la profundidad de los cráteres al agudizarse el contraste en las zonas en las que se encuentran la oscuridad y la luz… es decir, la zona que separa el día de la noche lunar.


En estas fases es cuando el contraste de luces es más espectacular, permitiendo apreciar mejor la altura de las montañas y la profundidad de los cráteres al agudizarse el contraste en las zonas en las que se encuentran la oscuridad y la luz… es decir, la zona que separa el día de la noche lunar.
En estas condiciones, encontraremos los mayores contrastes y las instantáneas más bellas, y podremos apreciar cómo los cráteres fueron originados por colisiones de asteroides con nuestro satélite.
Los mares que encontraremos, en realidad, veremos que no son de agua, aunque se les denomina así porque en la antigüedad se pensaba que esas zonas oscuras eran océanos similares a los mares de la Tierra.

Los cráteres más interesantes que podemos ver desde la Tierra con nuestros Telescopios son:

Clavius:  Con 225 km de diámetro,

Shickard:  Con 230 km de diámetro,

Schiller:  Con 180 km.

Tycho:  Está en el Sur de la superficie lunar, y es el más llamativo de esta zona sur, porque irradia en todas direcciones.

Platón:  Situado justo en la parte opuesta a Tycho, muy cerca del borde Norte, y llama la atención por ser perfectamente circular y con un interior muy oscuro.
Kepler:  Destaca en la zona Noroeste de la zona observable.
Aristarco:  Muy interesante porque brilla intensamente en el centro del Mar de las Tormentas (También llamado Oceanus Procellarum).
Copérnico:  Este cráter toma su nombre en honor al gran astrónomo polaco que formuló la teoría heliocéntrica del sistema solar.

Júpiter

Júpiter es el quinto plantea del Sistema Solar, además de ser el mayor de todos, hasta el punto de que contiene más materia que todos los demás planetas del Sistema Solar juntos.
El tamaño de Júpiter equivale a más de mil Tierras, lo que hace su observación especialmente impresionante.

Es un planeta “gaseoso”, aunque alberga un pequeño núcleo rocoso en su interior.
Júpiter posee 16 satélites (o lunas), de las cuales podremos observar las principales: 

• Calisto
• Europa
• Ganimedes
• Io
Otro de los grandes atractivos de la observación por telescopio de Júpiter, es que posee una gran mancha roja perfectamente visible (si está de cara), que corresponde a una super-tormenta eterna, que existe permanentemente, y cuyo tamaño es mayor que nuestra propia tierra. En el contorno exterior de esta sobrecogedora tormenta, el material tarda en girar entre cuatro y seis días.

Saturno

Saturno es uno de los planetas más bellos para observar de todo el Sistema Solar, aparte de por su increíble colorido, lo es por sus extraordinarios anillos multicolores.
Es el 2º planeta en tamaño del Sistema Solar, lo que hace su observación también muy impresionante, como es el caso de Júpiter.

Para más espectacularidad, podremos observar la famosa “división de Cassini” que es una de las franjas longitudinales que separan los anillos de Saturno, y que es tan grande que permite que se aprecie con bastante claridad.
Las partículas que forman los anillos de Saturno tienen varios tamaños, desde partículas microscópicas, hasta rocas del tamaño de una casa entera. Estos anillos se alimentan, con el tiempo, de restos de cometas y asteroides. Es destacable saber que una buena parte del material de estos anillos es “hielo”.
Como curiosidad, podemos decir que Saturno es el único planeta de nuestro Sistema Solar con una densidad menor que el agua, lo que significaría que, pese a su inmensidad, flotaría en un hipotético océano super-gigante lo suficientemente grande para albergarlo.

Marte

Marte es denominado “el Planeta Rojo”, por su reconocible color rojizo al observarlo, que proviene del hierro oxidado que hay en el suelo de su superficie.

Se trata de un planeta muy pequeño, más o menos la mitad que la Tierra, por lo que, pese a ser el planeta más cercano al nuestro, es muy pequeño al observarlo, lo que provoca a veces un poco de decepción en quienes lo observan por primera vez, creyendo que al ser el más cercano se verá mejor.

Si las condiciones atmosféricas son buenas, se podrán observar los polos helados de marte, en color blanco debido al hielo.

Os garantizamos todo un espectáculo que os hará sentir lo pequeños e ínfimos que somos en la inmensidad del Universo, pero al mismo tiempo, lo únicos, raros, irrepetibles y privilegiados… lo que aporta a nuestra existencia una perspectiva cósmica que nunca antes habréis imaginado.

Próximas Observaciones

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
×
×

Carrito